El fútbol es pasión, trabajo, esfuerzo y, en estos próximos días, sinónimo de Francia 2019. El Mundial femenino ha comenzado y las españolas aterrizan en el país galo después de una fase de clasificación donde no han perdido ni un solo partido. Las nuevas incorporaciones se unen con la experiencia de las más veteranas en esta cita, que llega en el mejor momento del fútbol femenino español.

La apertura de estadios como el Wanda Metropolitano o San Mamés para disputar partidos oficiales o haber conseguido el récord internacional de asistencia a un partido jugado son hitos que ha alcanzado el fútbol nacional femenino en esta temporada. Ahora, el Mundial de Francia abre nuevos horizontes para una selección española que está a punto de arrancar su segundo campeonato del mundo consecutivo.

El Mundial comienza el viernes 7 de junio. El partido inaugural tendrá como protagonistas a la selección anfitriona, Francia, y a Corea del Sur, que se enfrentarán en el estadio parisino El Parque de los Príncipes. Justo un mes después, esta vez en Lyon, se verán las caras los dos equipos que consigan llegar a la final.

Los primeros pasos de España en la cita mundialista van de la mano de la debutante Sudáfrica (8 de junio, 18 horas), Alemania (12 de junio, 18 horas) y China (17 de junio, 18 horas): los cuatro equipos conforman el grupo B. A priori, las selecciones con las que las españolas tendrán que competir por una plaza en octavos de final son rivales complicadas, con Alemania, bicampeona del mundo, a la cabeza. El combinado teutón parte como uno de las favoritos para ganar el trofeo (ocupa la segunda posición en el ranking de la FIFA). Las germanas han disputado todas las ediciones de esta competición.

Las otras dos rivales de España, China y Sudáfrica, tienen trayectorias dispares. La selección asiática, decimosexta del mundo, ha jugado seis mundiales y en 1999 perdió la final contra Estados Unidos. Por su parte, las sudafricanas aterrizan en Francia como debutantes, ocupan la posición 49 en la clasificación y serán el primer rival de España.

Las 23 jugadores elegidas aterrizan en Francia con el objetivo de superar la fase de grupos, donde cayeron en el Mundial de Canadá 2015. En las filas españolas hay 10 jugadoras que nunca han participado en esta competición. Solo 3 juegan en equipos extranjeros y el Barcelona es el club que más futbolistas aporta, una decena. Marta Torrejón es la deportista que más veces ha sido internacional, 88, y Jennifer Hermoso, la máxima goleadora de la selección, con 27 goles.

Las jugadoras dirigidas por Jorge Vilda consiguieron hace un año el billete para el Mundial de una manera impecable: fueron el segundo equipo menos goleado y el cuarto que más tantos sumó. El camino fue y es duro, pero el sabor de boca que dejaron los partidos previos alientan tanto a jugadoras, como al equipo técnico y a la afición.  

El auge del fútbol femenino en España es una realidad. Cada vez son más las jugadoras que se dedican profesionalmente al fútbol, aunque eso no implica que puedan vivir de ello. Muchas se ven obligadas a compaginar la actividad deportiva con sus estudios o trabajo.

Los equipos que lideran la tabla tienen mayor presupuesto y ofrecen a sus deportistas mejores condiciones; mientras que aquellos con menos ceros en sus cuentas convocan los entrenamientos por la noche para que sus futbolistas puedan conciliar el ámbito deportivo y laboral.

"En el Barça yo entrenaba a las tantas de la noche, iba en tren y en autobús con mi padre. Me planteé dejar el fútbol porque no sabía si merecía la pena”, explica a Newtral Aitana Bonmatí, que tras pasar por las categorías inferiores de la selección disputa por primera vez un Mundial.

El compromiso de las deportistas, la implicación de los aficionados y de los clubs, el incremento de las licencias (de 40.524 en 2015 a 60.329 en 2017), la inclusión de nuevos patrocinadores y el seguimiento de los medios de comunicación son los principales factores que han impulsado el despegue de este deporte.

Una de las capitanas de la selección, Irene Paredes, reconoce a Newtral los avances de los que hoy disfruta: “Hasta hace pocos años el fútbol femenino siempre tenía lo peor y, por fin, ahora se le empieza a dar importancia. Entrenamos en campos más profesionales, tenemos buenos entrenadores y contamos con mejores horarios".

Esta evolución se palpa también en la preparación de las jugadoras. Aunque aún queda mucho camino por recorrer en cuanto a condiciones: las futbolistas reclaman la creación de un convenio colectivo que regule sus derechos y asegure unas condiciones mínimas para poder dedicarse al deporte rey.

Todo empezó en La Condomina

La historia de la selección femenina de fútbol comienza en 1971. El 21 de febrero, 3.000 personas llenaron el estadio murciano de La Condomina para presenciar un partido en el que un puñado de jugadoras españolas vestidas de rojo lucharon a brazo partido contra la selección de Portugal.

Eran solo once mujeres que practicaban un deporte que no estaba bien visto para ellas. En ese momento no contaban con el beneplácito de la Federación Española de Fútbol, no las reconocían como equipo ni las dejaban vestir la camiseta. Ni el árbitro pudo llevar su equipación oficial, ya que el colegio de árbitros de Murcia también estaba en contra de la celebración de este partido. El marcador finalizó con un empate a tres, pero para mujeres como Kubalita, Virginia, Laura y Conchi significó una victoria que, casi sin saberlo, abriría el camino a las profesionales que hoy pelean por el Mundial.

Concepción Sánchez Freire, más conocida como 'Conchi Amancio', (llamada así por el parecido de su juego con el delantero del Real Madrid, Amancio Amaro), fue una de las jugadoras de aquel encuentro. La leyenda de la primera capitana de la selección comenzó a gestarse varios meses antes, el 8 de diciembre de 1970, cuando se disputó en Madrid el primer partido de mujeres. El campo de Boetticher, en el barrio de Villaverde, fue el escenario del Sizam-Mercacredit (5-1), en el que los asistentes pagaron 25 pesetas por ver a Conchi marcando.

Con tan solo trece años la jugadora se convirtió en la estrella de su equipo, el Sizam. Dos años después del partido en el Boetticher, fichó por el club italiano Gamma-3, con el que creció profesionalmente. Además, la jugadora lideró al combinado nacional en los partidos que disputaron en esa época.

Tras el debut en La Condomina se jugaron muchos encuentros más, aunque la selección seguía sin tener el reconocimiento de la Federación española. “Jugar con la selección fue emocionante, pero nos dábamos cuenta de que nos ponían muchas barreras”, recuerda Conchi, aunque las dificultades no solo partían de las instituciones, sino también por la situación económica. “Los organizadores hacían colectas, muchas tiendas de deportes de Madrid nos ayudaban con dinero, ponían los carteles de los partidos y hacíamos buenas taquillas”,rememora la jugadora. En cuanto a la preparación, Conchi explica que “era de risa. Había muy buena voluntad y buenas maneras futbolísticas, pero la preparación estaba a años luz de lo que está ahora”.

La selección continuó disputando partidos en España y en el extranjero sin contar con el apoyo federativo. En 1972, disputaron el Trofeo Adriático enfrentándose a la selección italiana: “Estábamos muy orgullosas de representar a nuestro país y vestir la camiseta roja. En Italia nos pusieron el himno español y fue muy emocionante para nosotras”.

El reconocimiento institucional no llegaría hasta 1980. El 21 de octubre de ese año, la Federación admitió a la selección femenina dentro de la institución. Fue una victoria agridulce. Ni Conchi, ni muchas de las anteriores jugadoras, fueron convocadas para vestir la equipación oficial. “Fue muy triste para mí que la selección no me llamase”, lamenta.

13 años después de aquel partido en La Condomina, la selección española y la portuguesa se volvieron a enfrentar. Esta vez, en Las Gaunas; y en esta ocasión, con la camiseta oficial… Aunque con el equipo renovado. La capitana nunca pudo verse inscrita en un acta oficial de la selección, pero nadie puede borrar su nombre de la historia del fútbol español.

ALINEACIÓN

Delantera (Redacción): Paloma Corbí
Centrocampistas (Coordinación): Brenda Valverde/J.Nadales
Defensa (Datos): Alba Martín
Laterales Izquierdos (Vídeos): Ximo Ferrández/Alfre Camarote/Ignacio Vilela/Andrés Garvía
Laterales Derechos (Grafismo): Carlos Palanca/Nacho Mozos
Portero (Documentación): Antonio Prado




Imágenes de archivo

Partido Italia vs España 4-11-1972. Archivo personal Concepcion Sánchez Freire
Partido de vuelta España vs Italia 8-12- 1972.
Manuel López Colección Centro de Fotografía Isla de Tenerife